Cuaderno Sobre Secuestro De Migrantes. Dimensión, Contexto Y Testimonios De La Experiencia De La Migración En Tránsito Por México Diciembre/2011

Cuaderno coeditado por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez,A.C. y la Casa del Migrante de Saltillo

Autor: Cuaderno coeditado por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez,A.C. y la Casa del Migrante de Saltillo

Libro que narra varios acontecimientos de personas, particularmente de hombres jóvenes, que pasaron por una clara amenaza contra la vida, la seguridad y la integridad. Algunos sufren esta condición cuando no cuentan con nadie que pueda pagar su rescate; sin embargo, hay otros que han sido privados de su libertad con el único propósito de obligarlos a realizar actividades ilícitas. Los testimonios de los sobrevivientes dan cuenta de la magnitud de esta problemática en los estados de Tamaulipas, Zacatecas, y Coahuila, así como en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.
Los relatos señalan que las personas migrantes son utilizadas para combatir frontalmente contra otros grupos del crimen organizado o contra las fuerzas federales. Algunos son llevados a los campos de entrenamiento,otros son llevados directamente a los enfrentamientos y dotados de armas de fuego, sepan o no utilizarlas.

Deacuerdo con lo narrado por las víctimas,los migrantes son preferidos por la delincuencia organizada, pues suponen que han pertenecido al ejército, a la guerrilla, o alas pandillas en Centroamérica. A pesar de que la pertenenciaa este tipo de grupos suele no ser común en los grupos poblacionales que transitan por México, el imaginario popular puede apresurarse a concluir lo contrario.
La otra modalidad que se ha registrado es la cooptación vía el convencimiento, misma que afecta sobre todo a adolescentes, personas discapacitadas, mujeres y ancianos, quienes por la vulnerabilidad que representan, aceptan realizar actividades ilícitas.

Distintos testimonios recabados en la CMS dan cuenta dela tortura física y psicológica que las personas migrantes
16 víctimas de secuestro han sufrido. Golpizas y “tablazos”, así como la privación de alimentos, el mantenerlos desnudos, la restricción de necesidades fisiológicas, la privación del sueño y el ser amenazados con armas, machetes o cuchillos de manera constante, son, con frecuencia, ejemplos del ejercicio de la tortura física. Estos actos van acompañados de humillaciones, insultos, burlas y agresiones sexuales, pero también de la obligación de golpear a sus propios compañeros, de presenciar asesinatos y violaciones sexuales; todas ellas,
formas de tortura psicológica.

Fuente:Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez,A.C. y la Casa del Migrante de Saltillo

Libro completo: http://bit.ly/2sD1xP2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *