25 septiembre, 2020

En El Desamparo: Los Zetas, El Estado, La Sociedad, Y Las Victimas De San Fernando, Tamaulipas (2010) Y Allende, Coahuila (2011) Octubre/16

Sobre el informe ‘En el desamparo’: La investigación sobre las tragedias de San Fernando, Tamaulipas (2010)  y Allende, Coahuila (2011)

Redacción de síntesis analítica y coordinación: Sergio Aguayo Quezada

Investigadores principales: Delia Sánchez del Ángel, Manuel Pérez, Aguirre y Jacobo Dayán Askenazi

Primera edición: Los Zetas, el Estado, la sociedad y las víctimas de San Fernando,
Tamaulipas (2010), y Allende, Coahuila (2011)

El artículo 1 constitucional establece con toda claridad que “el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley”. En los municipios de San Fernando y Allende hubo dos tragedias; ¿cumplió el Estado con sus obligaciones? En caso contrario y poniendo en el centro a las víctimas de la violencia, ¿qué lecciones nos deja el estudio de esos casos paradigmáticos?

Existe suficiente información para afirmar que, en términos generales, el Estado no ha hecho la tarea. Ello profundiza y amplía la fractura entre Estado y sociedad. Es una fisura nociva porque, en asuntos de seguridad y respeto a la dignidad, son indispensables las convergencias entre gobernantes y gobernados. Una forma de lograr entendimientos y empatías es con acercamientos a la verdad en casos paradigmáticos que iluminen patrones y permitan hacer recomendaciones.

En marzo de 2016, El Colegio de México y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) firmaron un convenio para que el primero realizara una investigación independiente sobre el trato y reparaciones proporcionado por el Estado mexicano Federación, organismos autónomos, estados y municipios a las víctimas de la masacre de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas (agosto de 2010), y de la desaparición de un número indeterminado de habitantes en Allende, Coahuila (marzo de 2011). Ambas tragedias fueron ordenadas por la organización criminal de los Zetas.

Para el proyecto, resultó fundamental la confianza de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJEDD), del Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios de Saltillo, Coahuila, y de Familias Unidas en la Búsqueda y Localización de Personas Desaparecidas de Piedras Negras. Esas organizaciones han acompañado a las víctimas de ambas tragedias.

El estudio de dos tragedias nos acercará a una verdad que es un paso indispensable para lograr que en México se conceda prioridad a las víctimas.

Es necesario recordar que el Estado tiene la obligación de prevenir las violaciones a los derechos humanos y, cuando éstas ocurran, debe establecer los hechos para contribuir a que se haga justicia y se reparen los daños causados. Para cumplir con esas tareas y para que las víctimas y la sociedad puedan verificarlo, una pieza clave son acercamientos rigurosos a la verdad.

Hay un gran obstáculo: el entramado institucional y judicial mexicano no fue diseñado para buscar la verdad y le cuesta trabajo incorporar esta perspectiva. Éste es uno de los motivos más frecuentes tras las tensiones con aquellos sectores de la sociedad convencidos de que el acceso a la información y a la verdad es un derecho de las víctimas, de sus familiares y de la sociedad.

Este texto se complementa con una serie de anexos disponibles en la versión electrónica del mismo, disponible en el desamparo. En ellos viene información mucho más detallada.

 

Nombre del Documento: En el Desamparo: los Zetas, el Estado, la Sociedad, y las victimas de San Fernando, Tamaulipas (2010) y Allende, Coahuila (2011)

Documento completo: http://bit.ly/2rHGXxa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *